Fran.gh

Landraces (plantas autóctonas)

42 posts in this topic

Landraces (plantas autóctonas)

Esta serie de artículos esta enfocada sobre las más importantes landraces del cannabis. Todas las miles de variedades de cannabis que usamos hoy en día derivan de un relativamente limitado numero de landraces, que han sido usadas para propositos medicinales, religiosos y recreacionales durante siglos. El cannabis se originó en Asia central, y desde ahí se ha propagado hacia todos los rincones del mundo. A veces ayudadas por la naturaleza, a veces por el hombre, las semillas de cannabis han conquistado distancias inimaginables, diseminando sus genéticas, adaptándose a los nuevos medio ambientes, cambiando sus características y por lo tanto resultando en incontables combinaciones. Algunas de estas combinaciones se estabilizaron ellas mismas a través de la endogamia en medio ambientes particulares. Algunas de estas landraces se han preservado, aisladas en áreas remotas del planeta sin contacto con otras variedades de cannabis por largos períodos de tiempo.

1) Marruecos - Kif Marroquí

2) Malawi – Malawi Gold

3) Sudáfrica – Rooibaard Sudafricana

4) Isla Reunión – La Hierba Perpetua

5) Tailandia – Sativa Tailandesa

6) Afganistán – Indica Afgana

7) India – Himalayan Mal

8)

Kazajstán – Kazajstán Rudelaris

9) Méjico – Sativa de Oaxaca

10) Panamá – Panama Red

11) Colombia – Punto Rojo Colombiano

12) Brasil – Manga Rosa Brasileña

Mi nombre es Franco, mi pasión es el cannabis, y mi trabajo es cazar variedades para

Green House Seed Company.

26 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Marruecos - Kif Marroquí­

LKw6A.jpg

Es muy difícil identificar el periodo cuando el cannabis hizo su primera aparición en el Norte de África y en la actual región de Marruecos. Un hecho seguro es que comenzando 8000 años antes de cristo la región estaba habitada por los Bereberes, divididos en muchos grupos étnicos. El área era mucho más fértil y verde comparada con el presente, especialmente en las cordilleras cercanas al mar Mediterráneo, y los Bereberes desarrollaron una sociedad agricultora muy avanzada. Uno de estos grupos, llamados Rifeños, establecieron el centro de su civilización en las montañas del actual Rif, en el Norte de Marruecos. No hay referencias a la planta del cannabis en el comienzo de la civilización Berebere, al menos no que sepamos. Pero alrededor de 1000 antes de cristo los Fenicios empezaron a fundar puestos de comercio y ciudades a lo largo de la costa. Una de las teorías acerca de la llegada de la planta de cannabis a las montañas del Rif de Marruecos es que los Fenicios introdujeron sus semillas, traídas de Asia central durante los viajes camino a los puertos Europeos. Los Fenicios eran navegantes experimentados y buenos comerciantes; ellos dominaron el Mediterráneo por siglos, hasta que fueron derrotados por los Romanos en el año 146 antes de cristo. Durante las dos colonizaciones por los Fenicios y los Romanos, los Bereberes del Rif fueron relativamente libres debido a que ningún ejercito se atrevía a intentar derrotarlos en sus propias rugosas montañas. Ellos cultivaron la planta de cannabis para propósitos medicinales, y desarrollaron varios métodos de extraer la resina de la planta transformándola en hashish. Es extremadamente difícil dar fechas de estos procesos, pero cuando el imperio Romano fue derrotado por las tribus bárbaras de los Vándalos, la producción y el uso del hashish en la región del Rif era ya conocida en el Norte de África, partes de Asia y Europa. La dominación por los Vándalos duró poco: la región pasó a ser controlada por los Bizantinos en el siglo VI después de cristo, y luego bajo dominación Árabe, la cual se extendió hasta bien entrada la edad media. Los Árabes rápida y brutalmente convirtieron a la mayoría de la población del Rif al Islam, pero no pudieron erradicar el cultivo de cannabis o la fabricación de hashish. De hecho, ellos comenzaron a permitirlo, porque querían comerciarlo con Asia como una droga medicinal y recreativa.

En el siglo XV muchos Moros, exiliados de España, se mudaron a la región del Rif, y un terrible periodo de guerras entre España, Portugal y Marruecos comenzó por la dominación del área. El conflicto entre España y Marruecos duró hasta el siglo XX. En los años 20´ un fuerte movimiento guerrillero desarrollado en el Rif, bajo el liderazgo de Abd El-Krim, derrotó al ejercito Español bajo las ordenes del general Silvestre, y proclamó la Republica Independiente del Rif. Para entonces una gran sección de la alta sociedad Europea ya estaba usando el hashish marroquí de forma regular, más como un producto farmacéutico que como una droga recreativa. En 1926 tropas Españolas y Francesas conjuntamente atacaron a los rebeldes del Rif, y ese fue el final de la Republica del Rif. Se ha especulado que una de las razones por la cual las tropas Españolas y Francesas invadieron el Rif, fue para controlar las ganancias sobre el comercio del hashish.

En 1956 Marruecos se convirtió en un país independiente y el Rif fue anexado como una región, bajo el reinado de Mohammed V. Lo que pasó luego, es visible hoy: el hashish marroquí es exportado a una gran cantidad de países alrededor del mundo, y la producción está estimada en 700.000 toneladas por año, o la mitad de la producción mundial.

Hay diferentes versiones de cómo esto sucedió, y es virtualmente imposible rastrear la verdad. De acuerdo con uno de los cuentos que uno puede oír en el Rif, el primer gobernante de Marruecos independiente, Rey Mohammed V, permitió secretamente a la gente del Rif cultivar cannabis y producir hashish. Este fue una especie de tributo pagado a cambio por la ayuda recibida para luchar por la independencia de Marruecos de España y Francia. De acuerdo a otros fue su hijo, Hassan II, quien arribó primero a un acuerdo con los hombres de las tribus que luego fue formalizado en un papel oficial secreto.

En cualquier caso, hasta el reinado del actual Rey Mohammed VI la producción de hashish era tolerada y prácticamente legal. En los 80´ y mayormente en los 90´, cuando el comercio de hashish alcanzó los niveles sin precedentes de más de 1.000.000 de toneladas por año, los estados Unidos y la Unión Europea empezaron a financiar programas de represión y erradicación del gobierno. Este esfuerzo para tratar de contener la cantidad de hashish siendo producida y exportada triunfó parcialmente, restringiendo el área de producción hasta cierto punto, y empujando a los granjeros a cultivar más profundo en lo valles inhabitados y más alto en las montañas.

Como fuente de todo este hashish hay una planta muy especial de cannabis: la Kif o “Kifi”, como es usualmente llamada en el Rif.

Cuando el cannabis fue introducido en Marruecos, debe haber sido una planta muy diferente que la hoy usada para producir el famoso hashish marroquí. Pero a través de los siglos, la planta se ha adaptado a un clima muy particular, y a un muy especifico proceso de desertificación que afectó la región y el que continua hoy en día. Por siglos las plantas han tenido que hacer frente a un verano muy seco y temperaturas extremadamente altas (más de 40 grados Celsius) en los meses de julio, Agosto y Septiembre. En los meses de primavera esta región era extremadamente fértil, solo para ver llegar una sequía cada verano. Este ambiente particularmente hostil empujó a las plantas a volverse más pequeñas, bajas y a comenzar a florecer más temprano, sin importar las horas del foto período.

Por más de 2000 años, la planta se ha lenta, pero continuamente adaptado para una floración temprana, y hoy comienza tan pronto como a fines de Mayo o comienzo de Junio. Los cogollos comienzan a formarse durante las semanas en las que las horas de luz crecen hacia el solsticio del 21 de Junio. Luego siguen floreciendo más y más rápido mientras que las horas de luz comienzan a decrecer otra vez, y a mediados de Julio están listas para cosechar. Esta es una evolución genética que comprueba el carácter extremadamente versátil de la planta de cannabis. La parte más interesante del proceso de evolución, no son los pasos morfológicos hacia un tallo mas corto o a una superficie de hoja más pequeña, si no el final del normalmente indivisible vinculo entre el foto periodo y la floración. Las plantas se adaptaron a una temporada más corta al inducir la floración más temprano de lo que deberían hacerlo, un proceso que requiere una compleja producción e interacción de varias hormonas.

El resultado de todo este trabajo del hombre y la naturaleza que duró 2000 años es la planta de Kif, una landrace auto floreciente baja, usada para producir uno de los más finos hashish en el mundo. Las hojas son muy pequeñas, con cortos y finos foliolos, que no se solapan o lo hacen muy ligeramente en algunos individuos. La ramificación es muy limitada, también debido a las técnicas de plantación adoptadas en esta área.

Hoy en día el Rif entero está dotado con grandes plantaciones de cannabis, pero sólo un área de la cordillera preserva la genética del Kif original. En muchas otras áreas semillas de otras partes del mundo han sido importadas a propósito para incrementar la calidad y la cantidad del hashish, y para añadir nuevos sabores y texturas. Durante los 80´ muchos turistas cannabicos trajeron semillas de sus viajes, y en el comienzo de los 90´ la gente misma del Rif viajó a Pakistán y Afganistán con la intención de traer de vuelta semillas de genética indica, mundialmente renombradas por sus propiedades para producir hashish. Así que comenzando en 1995-96 la producción de hashish marroquí se ha dividido en el llamado “Paki”, proveniente de genéticas cruzadas y plantas importadas mezcladas con el Kif local, y el “Polm” (Polen) hecho puramente de la landrace auto floreciente original de Marruecos.

En el mercado internacional el hashish “Paki” tiene un precio más alto, porque es más fuerte y cremoso. Debido a esto, las regiones donde la landrace original es preservada se están volviendo cada ves más pequeñas, a medida que más granjeros cada año se deciden por cosechas más lucrativas. Pero por el otro lado, la naturaleza está luchando por mantener la landrace original: cada año, el los campos de “Paki” mezclado con la landrace local el polen de la landrace Kif vuela sobre las hembras “intrusas”, y el rasgo auto floreciente parece ser extremadamente dominante. Observando en muchos de los campos de “Paki” es muy claro que todas las genéticas importadas tienden a convertirse en autoflorecientes en un período de pocos años. La explicación de la fuerza del rasgo de auto floración está posiblemente en el esfuerzo realizado por las genéticas durante el proceso de adaptación que duró siglos.

El Kif marroquí es una landrace muy especial, un desarrollo único de la planta de cannabis que produce un hashish de calidad “connoisseur”, y es en si, un fumo muy suave pero placentero. Uno para ser preservado con grandes cuidados.

Franco.

Green House Seed Co.

6 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Malawi - Malawi Gold

jzCdS.jpg

Malawi es un país Africano muy especial. En la parte sudeste del continente, no tiene salida al mar, y contiene el Lago Malawi (el tercero más grande de África, y el octavo del mundo). El Gran Valle del Rift, un complejo sistema de montañas, colinas y valles, atraviesa el país de norte a sur, creando una geografía sorprendente de alturas templadas, húmedos y calurosos valles y exuberantes bosques tropicales. El clima está dictado por el lago y las montañas, con un sur caliente y tropical y un norte más templado.

Malawi fue habitado por recolectores y cazadores desde tiempos prehistóricos, pero el primer signo de una civilización apareció alrededor del siglo X, cuando los primeros Bantúes vinieron durante sus migraciones del las regiones sub Saharianas hasta el actual Sudáfrica. Algunos de los Bantúes se asentaron alrededor del lago Malawi y crearon una compleja sociedad de tribus de ancestros en común. Estas tribus evolucionaron en un reino que eventualmente controló el área hasta bien entrado el siglo XIX, cuando el explorador David Livingstone abrió el camino para la colonización y control Británico. Los Británicos nunca colonizaron Malawi realmente; ellos estaban muy ocupados librando guerras por todos lados para dedicar mano de obra y recursos a este remoto rincón de África. En cambio, administraron el país limitando su control a las grandes ciudades y las actividades de mercadeo. Los Británicos se quedaron desde 1860 hasta 1964, y luego Malawi se convirtió en un país independiente bajo la dictadura del Dr. Banda. El fue un doctor educado por los Británicos, y durante los 50´ comenzó el movimiento que llevó a la independencia. Durante su gobierno Banda estableció un enorme imperio financiero personal, uno que generaba más de un tercio del producto bruto interno de Malawi y empleaba al 10% de la población durante los 70´.

El gobierno de Banda terminó en 1994, cuando un presidente democráticamente elegido asumió empujado por la presión internacional. Sólo el gobierno Sudafricano ofreció apoyo a Banda, y eventualmente un lugar seguro para morir de viejo. Desde que el proceso de democratización comenzó, éste ha ayudado a Malawi a incrementar las condiciones personales y sociales de su gente. Pero la realidad está muy lejos de ser alegre. Malawi carece de un apropiado sistema de salud y el sistema de educación ha recién comenzado ha producir algo de fuerza de trabajo calificada. El país depende grandemente de la ayuda del exterior para fomentar el desarrollo, incluso aunque en años recientes halla habido signos de mejoría en la economía. El VIH es un gran problema afectando entre el 20 y el 30% de la población activa, y la mortalidad infantil es una de las más altas en África, alcanzando el 50% en algunos de los enclaves más pobres. La malaria y las enfermedades emparentadas son la causa numero uno de muerte en el país, llevando la expectativa de vida general muy abajo (promedio de 44 años). Encima de eso en años recientes muchos Malawíes calificados han migrado ha países occidentales en busca de una mejor vida.

Pero Malawi es también una sociedad agricultora antigua, y el tercer productor de cannabis en África, luego de Marruecos y Sudáfrica. La mayoría del cannabis que crece en Malawi está en la parte norte del país, donde el terreno rugoso y el clima más templado aseguran mejores condiciones para las plantas y movimientos más seguros para la gente involucrada en su producción y comercio. Viajando a través de las áreas de cultivo y observando los varios campos de operaciones a gran escala, uno puede fácilmente ver que las plantas son bastante uniformes y muy similares las unas a las otras, claro signo de una landrace local largamente estabilizada, una que se ha hecho conocida como Malawi Gold.

La historia de la Malawi Gold es muy intrigante. La genética se hizo famosa el los 70´, cuando los primeros turistas viajando a través de África por tierra en camiones descubrieron las costas del Lago Malawi como una destinación recreacional. No había resorts u hoteles, sólo el lago tropical para nadar y bucear, la naturaleza y las montañas para ir de excursión y caminar, y mucha grandiosa hierba para fumar mientras se estaba de fiesta con los locales. La fama creció rápido y más viajeros con mente aventurera comenzaron a ir, pero la industria turística real no empezó hasta el comienzo del tercer milenio, y todavía hace frente a problemas enormes de infraestructura. Ahora las costas del sur del lago son una muy única destinación de buceo, que atrae a pescadores, eco turistas y científicos; y por supuesto muchos fumones buscando unas vacaciones de playas baratas y una gran calidad de hierba. Pero la malaria y unas pobres condiciones de higiene continúan siendo un gran problema para turistas y locales por igual.

Entonces, ¿De donde proviene la Malawi Gold?¿Donde se originó esta landrace? Las respuestas a estas preguntas no pueden ser respondidas en términos seguros. La verdad se desdibuja en la neblina del tiempo, en la niebla de los bosques Africanos. Lo que puede ser probado es que en algún punto entre los siglos X y XV, las tribus locales comenzaron a cultivar cannabis, como lo informaron los soldados y comerciantes Portugueses durante siglos de contactos esporádicos. Las semillas deben haber venido del norte todo el camino desde Asia central y sur, comerciadas por los mercaderes Árabes en sus viajes exploratorios al continente Africano. Algunas de estas semillas que alcanzaron Malawi en este largo período de tiempo pueden también haber arribado del África occidental, luego de haber sido traídas por los mismos mercaderes Árabes.

Cuando los Británicos llegaron cerca del enorme lago, los Malawíes estaban ya cultivando cannabis y también usando cannabis seco por su propiedades antisépticas. Hasta los años 30´ el cannabis estaba relativamente fuera de los intereses de la ley, y solo en 1961 ésta empezó a castigar a cultivadores y contrabandistas. Desde los años 70´ la producción de cannabis se ha mantenido creciendo exponencialmente, siguiendo una gran demanda de Europa y Norte America, así también como de otros países Africanos.

Durante los años 90´ la producción se incremento inclusive más, debido al arribo de organizaciones de tráfico de Nigeria y otros países Africanos que incrementaron la exportación y el flujo de la Malawi Gold a los mercados internacionales. Más recientemente, a finales de los 90´, extranjeros de Sudáfrica y Europa comenzaron a comprar propiedades en las destinaciones turísticas alrededor del lago, creando una pequeña pero muy viva industria turística de mochileros. La mayoría de tours por tierra Africanos incluyen Malawi en su ruta, y esto mantiene la popularidad del cannabis de Malawi al mismo tiempo que incrementa la demanda turística local.

La Malawi Gold es una verdadera sorprendente landrace, que evolucionó para adaptarse a las condiciones locales a lo largo de un muy extenso periodo de tiempo. La cantidad de tiempo utilizado puede también ser uno de los factores que permite a varias genéticas de varias regiones a mezclarse en una landrace con características similares y muchos fenotipos. Las características comunes a todos los fenotipos son muy identificables: plantas altas, con largas y finas hojas sativas y foliolos que no se solapan; largos cogollos con pequeños cálices y un baja relación de cáliz por hoja; recubrimiento extremamente denso de resina con tricomas muy cerca unos de otros y largos tallos. Todos estos rasgos son ahora comunes, pero tal vez ellos solo representan el punto medio entre muy diferentes ancestros originales. Hoy en día la Malawi Gold es una landrace endogámica muy estable, y las variaciones de fenotipos están relacionadas a los aromas, sabores y efectos más que cualquier otra cosa. Visitando muchos campos muy alejados unos de otros uno puede encontrar los dos mismos grades fenotipos: el frutal y el que huele a madera. Las plantas con un aroma frutal más intenso son ligeramente más bajas y ramificadas. Las plantas con un más distintivo aroma a madera tienden a estirarse ligeramente más y tener menos ramas. La diferencia en el sabor luego de la combustión es inclusive más pronunciada, mientras que el retrogusto a sativa da un sólido terreno en común a todos los fenotipos.

Uno de los mayores malentendidos concernientes al cannabis de Malawi fue creado durante los 70´ y persiste hoy en día. Mientras que la variedad es solo una, hubo dos tipos muy distintivos de cannabis de Malawi inundando el mercado Europeo e internacional: Malawi Gold y Malawi Black. Esto se debe simplemente a los diferentes métodos para secar y curar las plantas después de cosecharlas. En el caso de la Malawi Gold, las plantas son cortadas y secadas al rayo del sol, luego empacadas en mazorcas para transportar (de aquí las famosas Malawi Cobs “mazorcas”). En el caso de la Malawi Black las plantas son cortadas, luego secadas solo parcialmente. Cuando todavía están un poco húmedos, los cogollos son toscamente manicurados y empacados dentro de la piel seca del estomago de una cabra, luego enterrados en un cierto tipo de tierra. Luego de 3-4 meses el proceso de fermentación ha transformado la apariencia y el perfil de cannabinoides de la hierba. Se ha tornado de verde a una mezcla de tonalidades de negro y gris, y el olor es acre, viejo con dejos de amoniaco. No es el más cosmético de los cogollos, pero si definitivamente una experiencia muy psicodélica.

Franco.

Green House Seed Co.

3 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Sudáfrica - Rooibaard Sudafricana

SJ0Np.jpg

Súdafrica es un país sorprendente, con climas y personas muy diversas. Uno de los grupos étnicos más fuerte en Sudáfrica está representado por los Afrikaaners, descendientes de los primeros colonizadores Holandeses que pelearon contra los Británicos por su nueva tierra y la preservación de su cultura. Eventualmente perdieron la guerra, y se fusionaron en la minoría blanca gobernante que mantuvo el país bajo el régimen de apartheid hasta 1994. Pero su lenguaje y cultura sobrevivieron, y hoy viven sus vidas pacíficamente lado a lado con los anglosajones blancos y negros, tratando de transformar la nación en un modelo de democracia y boom económico. Durante mis viajes por Sudáfrica tuve encuentros con viejos fumadores Afrikaaner, gente que ha estado cultivando cannabis desde los 50´ o 60´, bajo un régimen muy represivo sin tolerancia alguna por la planta. Y de esa gente escuché por primera vez las historias de la Rooibaard (Afrikanner para barba roja), una planta que era considerada la mejor hierba en suelo Africano al sur el ecuador, mucho antes de que la Durban Poison fuera creada en los 70´. De acuerdo a las historias, la Rooibaard fue descubierta en algún lugar de la región de Transkei, una vasta área costera que se extiende al sur de Durban por cientos de kilómetros. En esos tiempos el Transkei era el “hogar” de un área de segregación creada por el régimen del apartheid para hospedar cientos de miles de esclavos y trabajadores de plantaciones. No era considerada parte del estado de Sudáfrica, y esto permitió la construcción de resorts de juego, una industria en auge en ese entonces. El Transkei se convirtió rápidamente en un lugar turístico para los ricos Sudafricanos blancos en busca de las emociones del juego y buenos cogollos. Algunos legendarios personajes empresariales dieron nacimiento a un comercio muy lucrativo, organizando el transporte y distribución de la hierba de Transkei hacia Johannesburgo, Durban y Ciudad del Cabo, y más tarde a Europa y a los mercados internacionales. Pero no toda la hierba proveniente de Transkei era la misma. Había muchas variaciones de la misma sativa landrace, con algunas área consistentemente produciendo un mejor grado de cogollos que otras. La más sorprendente de todas las hierbas siempre era la Rooibaard, una sativa de cogollos flacos con largos pelos rojos y un brillo rojizo en su resina.

La Rooibaard se convirtió en la elección de los cultivadores alrededor de Sudáfrica, pero en ese tiempo muy poca gente estaba cultivando cannabis, la hierba era exclusivamente producida por comunidades negras en tierra rural. Así que nadie nunca mantenía una planta madre. La gente se basaba en las semillas para mantener la genética viva, pero como sucedió con la Durban Poison, eventualmente los rasgos se fusionaron con otras hierbas de menor grado y la Rooibaard se perdió.

Cuando viajé a través de Transkei en el 2006 pase mucho tiempo buscando por esta landrace, e inclusive creo que llegué muy cerca más de una vez, pero honestamente puedo decir que nunca sentí que realmente la había encontrado. Durante mis viajes me encontré con muchas áreas aisladas donde la polinización cruzada con otras variedades o landraces no era un verdadero problema, pero las semillas que recolecté nunca fueron uniformes, siempre mostraron muchos fenotipos y unos pocos individuos aislados con rasgos que vagamente se parecían a las descripciones que oí y las raras fotos que he visto. Lo que realmente estaba buscando era una planta sativa con una gran distancia entre nudos, con un muy típico cogollo fino, cubierto de gruesos, largos y densos pelos rojos, y con un brillo rojizo en la resina, casi un resplandor dorado similar al de un whisky de pura malta. Y en las colinas de Transkei encontré muchos buenos individuos sativos, algunos de ellos con sorprendentes pelos rojos, pero no como deberían haber sido. Los fenotipos sativos que encontré, todos tenían apariencia menos rojiza, y los pelos nunca fueron extremadamente gruesos o densos. Encontré muchas plantas con resina muy dorada, y con cálices rojizos, pero estaba seguro de no estar frente a la verdadera Rooibaard.

Durante las muchas noches que pasé junto al fuego, varias de las personas que me ayudaron el la cacería me dijeron que habían visto y fumado la verdadera Rooibaard hasta los 80´ algunos dicen hasta los 90´, cuando todavía estaba disponible en algunos grupos selectos de Johannesburgo y Ciudad del Cabo. Pero todos ellos concordaban que lo que nosotros encontrábamos era una versión diluida de la original. Demasiados años de producción de cannabis a gran escala en las áreas, con muy poca atención a arrancar los machos, había creado una gran mezcla de rasgos y caracteres, resultando en una landrace que ahora es conocida como TK, o Transkei, y que lleva la herencia de la Rooibaard original, mezclada con genéticas importadas de la India, y otras partes de África, a lo largo de los últimos 40 años. Sólo una vez tuve la oportunidad de ver un cogollo que estaba realmente cubierto en gruesos pelos rojos y olía muy dulce y frutal para una sativa. Un guardabosque de un Game Reserve (parque nacional para grandes rebaños de animales) me lo mostró y dijo que era de una parcela secreta que estaba cultivando.

Pasé un par de horas fumándolo, lo disfruté realmente, gran sabor y de efecto muy elevador y energizante. Pero no pude encontrar ni una sola semilla madura, así que no pude recuperar la genética. El hombre que me lo dio lo sabía y se rió cuando hice un comentario acerca de las semillas verdes. ¿Era la original? No lo sé, y probablemente nunca lo sabré. Por un lado espero que la Rooibaard esté todavía ahí, escondida en la densa vegetación o bajo el poderoso brillo de una lámpara de halogenuros metálicos dentro de un cuarto de madres, en alguna parte de Sudáfrica; celosamente preservada en gran secreto, para ser disfrutada por unos pocos selectos individuos. Por otro lado se que hoy en día hay muchos cultivadores jóvenes en Sudáfrica que están tratando de recrear la Rooibaard, cruzando la TK con alguna variedad de pelos naranjas o rojizos (la elección favorita son la California Orange o la Orange Bud). Es un experimento disperso a pequeña escala y los resultados serán posiblemente disfrutados en la privacidad de grupos muy selectos, nunca alcanzando los mercados internacionales. Pero es la prueba que una gran landrace del pasado no ha desaparecido, solo se ha ido bajo tierra para protegerse a si misma de la globalización. Sudáfrica es un país enorme donde el hombre y la naturaleza viven una vida muy entrelazada, y donde la globalización y progreso corren más rápido que en ninguna parte en el continente Africano.

Los sudafricanos se están acostumbrando a cogollos de exterior de alta calidad de Lesotho, Swazilandia y Malawi, así como hierba de alta calidad de interior de bancos de semillas Canadienses y Holandeses, cultivados en hidroponía en Ciudad del Cabo y Johannesburgo. Los mercados evolucionan rápidamente, y los viajes e Internet aceleran los procesos inclusive más. Pero la legendaria Rooibaard es todavía uno de los cogollos más buscados por los fumadores Sudafricanos. En el 2010 Sudáfrica será anfitriona del mundial de futbol de la FIFA y millones de turistas tendrán la chance de ver a sus equipos en uno de los más increíbles países en África, y algunos probarán cogollos Sudafricanos. Yo me pregunto cuantos llegarán a probar la verdadera Rooibaard.

Franco.

Green House Seed Co.

3 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Isla Reunión - La Hierba Perpetua

yOtye.jpg

La Isla Reunión se encuentra en la parte sur del Océano Indico, al este de la costa de Madagascar. La tierra mas cercana es Mauritania, otra pequeña isla, a 200 kilómetros de distancia. La Isla reunión o “Ille de la Reunión”, es una pequeña pero muy exclusiva destinación turística, para los ricos y famosos de Europa y la siempre creciente elite de Asia y África. La isla es un departamento Francés de ultramar, está considerada como la 26va. Región de Francia y en la isla la moneda oficial es el Euro y el idioma el Francés. Reunión es una pequeña isla de solo 60 Km. de largo por 45 Km. de ancho, pero tiene un volcán activo de 2600 metros de altura y otro inactivo de 3000 metros. El volcán activo a hecho erupción 100 veces en los últimos 400 años y está bajo constante monitoreo.

Los primeros hombres en llegar a Reunión fueron mercaderes de los imperios Árabe e Hindú, entre los años 800 y 1100. Nunca se asentaron en la isla por temor a los volcanes, así que hasta el siglo XVII Reunión estuvo completamente deshabitada. Luego los Portugueses la usaron como puesto de comercio para sus barcos hasta 1665, cunado loa Franceses tomaron el control de la isla y se quedaron. Reunión se convirtió en parte de Francia y fue un muy importante puerto en la ruta hacia el Lejano Oriente hasta mediados del siglo XX con la apertura del Canal de Suez. Hoy la economía de la isla está basada en el turismo y el azúcar, y posee una población muy rica para un país Africano. La ciudad capital y otros poblados están esparcidos en la tierra costera, donde toda la actividad de agricultura es llevada a cabo. Hay unas pocas largas y blancas playas en reunión y muchos lugares de rocas rugosas donde enormes piedras de lava negra chocan con las aguas cristalinas del arrecife. Es un medio ambiente natural increíble, mas similar a Hawai que a Mauritania en realidad.

El estatus legal del cannabis en reunión es un poco una paradoja, como en muchas otras islas. La ley Francesa es muy estricta, y no tolera ningún tipo de uso, ni siquiera con fines religiosos. Pero la realidad es muy diferente: la población de Reunión tiene una mezcla de herencia Africana, Asiática y Europea, colorida y muy tranquila. Los locales, especialmente los hombres, gustan de fumar ganja para relajarse, pero lo hacen en privado, evitando los lugares públicos y las playas. Esta actitud de bajo perfil ha hecho posible la preservación de plantaciones muy secretas, escondidas en el bosque en la base de los volcanes. Los cultivadores esconden sus campos bajo la gruesa canopia del bosque, esparciendo las plantas en pequeñas parcelas libres de maleza. El camuflaje y el secreto son esenciales, y son casi imposibles de encontrar sin un guía local dispuesto a llevarte allí. Los riegos no son un problema ya que el bosque es bastante húmedo todo el año y los baños de lluvia son regulares y generosos. El problema más grandes se debe a los animales que se comen las plantas, especialmente pájaros y roedores.

La hierba perpetua de Reunión es considerada una landrace local. Es una poderosa cruza indica/sativa, probablemente llegada de la India o de Madagascar en los barcos mercaderes Europeos cientos de años atrás. No es imposible que incluso halla llegado antes, con los primeros marinos Árabes que alcanzaron estas costas pero no se asentaron; es imposible establecerlo. Lo que es seguro es que crece alta y estirada, con largas ramas y muy largas hojas en forma de dedos. El fértil suelo volcánico vuelve a las plantas de un verde obscuro, casi brillante en el húmedo aire del bosque. Bajo la canopia la luz del sol es filtrada y esto contribuye a que la distancia entre nudos se estire en busca de la luz. Los cultivadores plantan sus cultivos en una temporada principal y una secundaria, en una forma similar a como pasa en Mauritania. La mejor temporada es de Diciembre a Abril, con otra posible cosecha más corta entre Mayo y Agosto. Los largos cogollos son usualmente cosechados demasiado temprano, así que retienen un muy activo y energizante tipo de efecto, a expensas de un sabor curado. La hierba perpetua de Reunión es bastante amarga al quemarse en un principio, para luego revelar un más complejo bouquet de incienso y sándalo.

Pero el rasgo mas increíble de esta planta no es el sabor o el efecto. Si no el hecho de que sigue creciendo y floreciendo por 2, a veces 3 seguidas. Por alguna razón muy misteriosa las plantas que han sido importadas cientos de años atrás han desarrollado una habilidad única para regenerar el crecimiento vegetativo una vez que los cogollos han sido removidos, y a florecer otra vez cuando los días se acortan nuevamente el próximo invierno. No es un rasgo uniforme y estabilizado, y algunas de las plantas si mueren luego de la primera cosecha, como cualquier otra planta anual de cannabis. Probablemente otras genéticas han sido esporádicamente introducidas por visitantes, contaminando las características únicas de la perpetua. Este cannabis landrace perpetuo permite a los cultivadores cortar los cogollos, dejando un pequeño esqueleto de tallo y ramas. Pocas semanas después nuevo crecimiento lentamente comienza a aparecer y en cuestión de días la planta está acelerando el crecimiento vegetativo otra vez, para eventualmente comenzar a florecer de nuevo para la próxima cosecha. Los cultivadores mas experimentados cuentan cuentos de plantas que han sido plantadas en Diciembre cosechadas el siguiente Abril, luego vuelven atrás al crecimiento vegetativo por dos meses, y luego florecen nuevamente y son cosechadas una segunda vez en Agosto. Y algunos juran haber visto plantas siendo cosechadas una tercera vez el Abril siguiente, un año y medio luego de haber sido plantadas. No puedo confirmar la verdad de estos reclamos, pero puedo testificar que esto es considerado un conocimiento común en la isla.

Curiosamente, una vez me encontré con un músico de Reunión que viajaba a través de África. El había traído consigo algunas semillas de plantas perpetuas y trató de cultivarlas en dos locaciones diferentes en el continente Africano, no siendo capaz de duplicar el resultado.

Esto me hace suponer que el rasgo perenne puede ser inducido por los factores medio ambientales únicos mas que por la genética. Puede haber una composición especifica del suelo en la isla que estimula este carácter en las plantas. O, para hacer una muy ligera hipótesis, puede ser el enorme campo magnético generado por los volcanes, el mismo que trae problemas de recepción de la TV satelital o el instrumental de pequeños aviones.

Cualquiera que sea la razón, la hierba perpetua de Reunión es una de las más increíbles landraces conocidas por el hombre, y seguramente una que merece ser cazada, recuperada y preservada para que la disfruten futuras generaciones.

Franco.

Green House Seed Co.

5 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Tailandia - Sativa Tailandesa

mpYWc.jpg

Tailandia es un país enorme, ubicado en el corazón del Sudeste Asiático. Limita con Burma, Laos, Camboya y Malasia. EL país es un reino y su ciudad más grande Bangkok, la capital, la que también es el centro de las actividades políticas, comerciales, industriales y culturales. 64 millones de habitantes viven en el país, y son mayormente budistas.

Durante los años 60´ los veteranos de la guerra de Vietnam empezaron a ir a Tailandia entre servicios de visitas, para relajarse y disfrutar las playas tropicales y la exuberante naturaleza virgen. Luego de eso los hippies tomaron el lugar, transformando las islas a lo largo de las costas del país en mundos aparte de fiestas de la luna llena y veranos interminables. Luego en los 80´ vino el turismo sexual y los temas problemáticos que van con ello. Y finalmente en los 90´ Tailandia se convirtió en un verdadero destino de turismo cannabico, con miles de personas visitándola cada año en busca de la famosa Sativa Tailandesa

Tailandia se hizo famosa por su cannabis primero durante los 60´, cuando los Thai Sticks empezaron a ser exportados y aparecieron en mercados tan diferentes como Estados Unidos, Australia y Europa. Los Thai Sticks se hacían prensando varios cogollos pequeños en un varilla (cannabis o bambú) y luego se ataban con un pequeño hilo de fibra de cannabis, o con algún otro lazo orgánico. Los Thai Sticks se volvieron extremadamente populares, porque su efecto era extremadamente del tipo sativa, muy elevador, y mucho más potente que el cannabis promedio disponible por ese entonces. Luego de los 70´, cuando los criadores comenzaron a producir híbridos de alta potencia, la popularidad de los Thai Sticks disminuyó y eventualmente desaparecieron de las principales rutas de comercio del cannabis.

Pero más recientemente, comenzando a mediados de los años 90, ha habido un retorno a la popularidad de la Sativa Tailandesa, porque muchos fumadores empezaron estar cansados de las variedades de alta potencia y comenzaron a fumar sativas ligeras nuevamente. Especialmente los usuarios más maduros, con un estilo de vida altamente productivo, aprecian variedades que pueden mantenerlos activos y productivos como la Sativa Tailandesa. Y así esta vieja landrace realizó su camino de vuelta a muchos de los menúes de los Coffeshops Holandeses, y a los alijos de las casas de dealers alrededor de todo el mundo.

La Sativa Tailandesa es una planta muy vieja y en mi opinión es una de las primeras landraces, una de las cunas originales de las sativas que luego se ha movido hacia los cuatro rincones del planeta por actividades naturales y del ser humano por decenas de miles de años. El área geográfica de origen está en la parte norte del país, en las área de Chiang Mai, Nan, y en Laos. Son áreas muy remotas, cubiertas de una densa jungla y abundante en colinas. Las enormes plantaciones están controladas por pandillas locales, involucradas en el comercio de opio así como también en la fabricación y comercio de anfetaminas, la droga más popular en Tailandia. El territorio esta vigilado por milicias, y el gobierno Tailandés no tiene control completo sobre el área, dejando la mayoría de los pueblos rurales bajo la administración de las tribus locales.

La pobreza endémica ha estimulado la cultivación del cannabis, y las cosechas son más grandes cada año. Colinas enteras son quemadas para fertilizar el suelo, luego plantadas.

Desde el tiempo que hay memoria humana, el cannabis ha crecido abundantemente en esta región. Es probable que las primeras semillas vinieran de el área del Hindú Kush, y luego se adaptaran a las condiciones locales al cambiando rasgos, evolucionando en la sativa que es hoy.

Las horas de luz no cambian mucho entre el invierno y el verano en esta parte del planeta, y técnicamente es posible cultivar cannabis todo el año. Pero la temporada húmeda es muy larga y la cantidad de lluvia es considerable, así que los cultivos de alta producción son plantados solo una vez al año al final de la temporada húmeda y cosechados luego de 5-6 meses. Las plantas crecen hasta un metro antes de empezar a florecer, y la floración es extremadamente lenta.

Para la cosecha, tienen 4-5 metros de alto. Las ramas se siguen estirando inclusive durante la formación de los cogollos, haciendo a las plantas muy altas usualmente causando que las ramas cuelguen hacia la tierra. Un rasgo típico de la Sativa Tailandesa es el crecimiento horizontal de las ramas paralelo al suelo con cogollos largos y finos con pelos muy lagos. EL color de las hojas es verde lima, y los foliolos no se superponen y son muy largos, un verdadero rasgo sativo. Uno de los rasgos más comunes en la landrace Tai original es el hermafroditismo. Más del 5% de las plantas Tai presentan flores machos y hembras en la misma planta, y hace la producción de hierba sin semillas virtualmente imposible. Uno de los procesos más difíciles de selección que hay es la selección de una planta Tai verdaderamente hembra, con solo cromosomas X.

El efecto de la Sativa Tailandesa landrace es legendario: muy energizante y elevador, trepador y duradero, pero con una particular suavidad y sensación. Permite a los fumadores experimentados a permanecer enfocados y ser muy eficientes, pero al mismo tiempo crea un muy estimulante y efecto social.

Desafortunadamente, la hierba es muy ilegal en Tailandia. Las leyes locales son extremadamente estrictas, y aplicadas por una fuerza policial muy corrupta que está usando casi cualquier tipo de método ilícito para atrapar a traficantes de drogas así también como a usuarios para obtener dinero de ellos para evitar ser arrestados. Y la ley Tai no incorpora el concepto de drogas blandas y drogas duras, el cannabis es tan duramente castigado como lo es la heroína.

Así que los turistas cannabicos deben ser extremadamente cuidadosos cuando disfrutan su hierba favorita, incluso en las islas mas relajadas del sur del país. Y las semillas son consideradas también, así que la mejor opción es enviarlas por correo antes de dejar el país.

Franco.

Green House Seed Co.

4 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Afganistán - Indica Afgana

dhGVN.jpg

Afganistán es un gran país montañoso sin salida al mar en Asia, se encuentra rodeado por Irán, Pakistán, Uzbekistán Turkmenistán y Tayikistán. En los últimos 25 años el país ha estado en guerra, y las cosas no se ven muy prometedoras para el futuro cercano. El furioso conflicto más reciente entre el gobierno respaldado por Estados unidos y los grupos tribales musulmanes está en las noticias todos los días, junto con reportes acerca de la producción de opio. De hecho Afganistán es mucho más famoso por su opio que por su cannabis. En Afganistán el opio es la primera exportación y su más grande cosecha comercial, dando sustento hasta un 50% de la población. Y el cannabis su segunda cosecha comercial, produciendo grandes cantidades de hierba y hashish.

El hashish de Afganistán es de una de las más altas calidades en el mundo, y la demanda siempre supera el suministro.

De acuerdo con la opinión de la mayoría de “connoisseurss” cannabicos, Afganistán es parte del área donde todo comenzó, donde el cannabis hizo su aparición en el planeta. La región entre Afganistán, Uzbekistán, Pakistán, el norte de India y sur de China está considera por la mayoría de los botánicos expertos la cuna de la genética del cannabis.

Desde ésta área se ha extendido por todo el mundo, con la intervención de la naturaleza y el hombre. El cannabis Afgano esta considerado por la mayoría de expertos como “la” landrace, la planta que evolucionó en todas las otras landraces, la madre de todas las variedades. Esta teoría está respaldada por muchos otros aspectos, pero especialmente por el que se refiere a la ruta de la seda. Las semillas de cannabis dejaron Asia camino de África y Europa siguiendo la primera ruta de comercio a través de Asia en camino al oeste. La Indica Afgana es una planta ancha, corta y arbustiva; las ramas crecen en 45 grados hacia arriba, creando una planta de forma redondeada, frecuentemente más ancha que alta y muy arbustiva. El color es verde obscuro, bordeando los tonos negros, azules y púrpuras. Los foliolos son cortos y anchos, y se superponen totalmente unos sobre otros, formando hojas redondas y gruesas. Estas son plantas que crecen en climas montañosos muy severos con temperaturas diurnas extremadamente calientes y frías noches, con un sol quemante y fuertes vientos. Florecen por 8 o 9 semanas solamente, y son cosechadas siempre al final del intenso verano.

Los cogollos son densos, duros, compactos y extremadamente blancos y pegajosos de resina, la cual está cargada de cannabinoides y terpenos. Los rasgos están perfectamente construidos para las condiciones montañosas, haciendo de ésta una de las más fuertes, más vigorosas y más resistentes plantas de cannabis en la tierra. Hay muchas variaciones en la genética de áreas diferentes de Afganistán, así que se hace muy dificultoso el identificar una sola landrace. Lo que la convierte en una landrace es el número de rasgos en común de la planta así como las fuertes similitudes en el sabor y el efecto. El efecto del cannabis Afgano es muy físico, “stoned”, relajante y de alguna forma pesado en las piernas; para la gente acostumbrada a fumar sativas, bordea el efecto entumecedor y narcótico del cannabis.

La Indica Afgana fue primeramente recuperada como landrace en los 80´, y traída hacia Holanda. Ya en esa época Afganistán estaba en guerra, y traer genéticas de vuelta significaba lidiar con tropas guerrilleras luchando con el ejercito Ruso. Pero algunos de los pioneros de la industria lo hicieron, y una vez que las semillas germinaron en Holanda y America, la landrace Afgana se hizo famosa como una variedad en su forma pura, y fue usada para cientos, quizás miles de cruces distintos. Las cruces más famoso se convirtieron en variedades ganadoras de premios como la White Rhino (White Widow x Afgana), La Indica Afgana agregó a cualquier variedad sus rasgos dominantes, usualmente acortando el tiempo de floración y sumando densidad y tamaño total a los racimos florales. La habilidad de acortar el tiempo de floración es particularmente útil en la cruza con sativas, donde las plantas con una floración original de más de 12 semanas pueden ser acortadas a uno mucho más aceptable comercialmente de 9-10 semanas. También la producción es usualmente afectada de forma positiva al cruzar con Afganas, porque la acumulación de los racimos florales se hace más densa y más compacta. El sabor de la Indica Afgana es muy musgoso y dulce pero los perfiles de los terpenos usualmente no dominan las cruzas, dejando mucho espacio para crear grandes nuevos híbridos con el sabor dominante de la otra variedad usada.

Hoy en día es muy difícil viajar a Afganistán en busca de semillas de cannabis. La mejor opción es ir a los países cercanos y tratar de conseguir algunas de los cogollos exportados, pero esto crea un gran problema en tratar de identificar el origen exacto, y es imposible seleccionar las mejores plantas para recolectar semillas de ellas. Debido a estas dificultades, aquellos que tienen una landarce Afgana original son muy celosos de ella, y no son fácil de encontrar inclusive en los círculos de “connoisseurs”. Y esto suma a la leyenda…

Franco.

Green House Seed Co.

3 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

India - Himalayan Mal

YWUHQ.jpg

Durante mi último viaje a los Himalayas, he descubierto que el cannabis, no solo es otra planta fuerte. Puede superar la mayoría de los cultivos en algunas de las regiones más duras en el globo. ¿Por qué? La respuesta es: adaptación a los medio ambientes locales. Ninguna otra especie de planta se ha evolucionado y adaptado a nuevos desafiantes ambientes en la forma que el cannabis lo ha hecho a lo largo de los últimos 10.000 años de vida de nuestro planeta. La interacción entre los animales, el hombre y el cannabis ha hecho posible la difusión alrededor del mundo de la planta. El cannabis hizo su aparición en Asia central, y desde ahí se ha El lento proceso tomó miles de años, y fue hecho posible por dos factores prominentes: la intervención humana y la adaptabilidad del cannabis a nuevos y diversos climas. El primer factor es muy fácilmente entendible: los humanos han usado el cannabis desde el nacimiento de las civilizaciones, seleccionando y criando para obtener fibra (cáñamo) o resina (hierba).

El segundo presenta respuestas un poco más complicadas: el cannabis ha sido capaz de adaptarse a nuevos ambientes rápido, eficientemente y con mucho éxito.

¿Cómo? Las respuestas todavía no están del todo claras para los científicos y los botánicos, mayormente debido a que el estatus ilegal de la planta ha obstaculizado las investigaciones y desanimado a la gente a investigar la verdad.

En mis viajes tuve la oportunidad de ver al cannabis desarrollarse en todo tipo de ambientes, y siempre sentí que podía explicar el proceso de adaptación con simple asunciones lógicas sobre lentos patrones evolutivos. Pero en las cordilleras de los Himalayas, por primera vez en mi vida, he sido testigo de cómo el adaptarse a un nuevo ambiente es una capacidad que la planta puede manifestar directamente, sin necesidad de tiempo, para lentos cambios morfológicos moldeados por factores hostiles a través de varias generaciones.

En los Himalayas Indios he visto plantas de cannabis que son capaces de modificar su apariencia, patrones de crecimiento y rasgos generales basados en la altitud con respecto al nivel del mar.

Obviamente al subir de altitud, la temporada de verano se hace más corta, y las temperaturas pueden caer cerca del punto de congelación, inclusive en los meses más cálidos.

El cannabis de la región de los Himalayas es capaz de estructurar y modelar algunos de sus rasgos basados en el factor de altitud, creando lo que llegué a definir como diferentes fenotipos.

He atestiguado semillas de la misma variedad volverse plantas muy diferentes en aspecto dependiendo solamente de la altitud en la que fueron plantadas. Cuanto mayor la altitud, mayor la apariencia indica de las plantas, con una distancia intermodal más corta, hojas y foliolos más anchos, y periodos de floración más cortos. A menor altitud, en los valles, los rasgos son mucho más sativos: con distancia intermodal más larga, hojas más largas y finas, “colas” más largas pero menos densas y periodos de floración más largos.

La definición científica de fenotipo se explica como la expresión genética así como ambiental de rasgos definidos de una planta. Pero antes de viajar a los Himalayas siempre había atribuido la expresión de los fenotipos a la transmisión de caracteres y código genético. Ahora sé que la historia va más allá. Los factores ambientales pueden jugar un rol enorme en determinar la expresión de los fenotipos.

Hay muchos tipos de cannabis creciendo en los Himalayas, y ninguno de los rasgos importados muestran signos de cambio debido a la altitud. Esta es una peculiaridad que es exclusiva a la landrace local, una que se hace más y más visible cuando empezamos a prestar atención a ella.

Gracias a las precisas y claras indicaciones de las gentes que vivieron y trabajaron toda su vida con el cannabis en esta región, comencé a comprender cómo reconocer a la landrace local, y luego se hizo muy claro que la expresión del fenotipo tenía una directa correlación con la altitud, y todos los factores que vienen con ella.

Solo unas pocas otras regiones en el planeta presentan tal cambio de clima en una extensión geográfica tan pequeña como en los Himalayas. Aquí vamos desde un clima totalmente tropical en los valles, hacia casi condiciones árticas a uno cuantos pocos cientos de kilómetros, a veces menos. Lo que dispara tales cambios es simplemente la altitud con respecto al nivel del mar. Las plantas crecen hasta los 3500 metros en los Himalayas, y el cannabis es uno de los mejores cultivos de gran altura de la región.

Sería erróneo asumir que la altitud es el único factor involucrado. Pero ciertamente la altitud es uno de los factores clave en uno de los fenómenos más interesantes que jamás halla presenciado en el cannabis.

Muchos expertos y científicos discreparan con mi visión, o con mi elección de palabras para identificar este fenómeno. Tal vez estas variaciones no son diferentes fenotipos si no diferentes expresiones de la misma landrace. No discutiré sobre las palabras o definiciones. He aprendido una lección muy valiosa de la planta que más amo: mantenerse flexible es la clave del éxito. En los Himalayas el cannabis es la mayor fuente de ingresos para muchas comunidades aisladas, la gente que vive en armonía con las montañas y el ambiente, usan el cannabis como su único cultivo comercial. La Himalayan Mal, variedad que origina todo los años el mejor charras del mundo, debería ser una herencia protegida de la región. En cambio es perseguida y erradicada por las fuerzas policiales locales, con la contribución monetaria de la Union Europea y estados Unidos.

Franco.

Green House Seed Co.

4 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Kazajstán - Kazajstán Rudelaris

9rBv9.jpg

El cannabis crece en todos los continentes, en climas muy distintos. Es posible encontrarlo en áreas semidesérticas muy secas, así como en climas húmedos tropicales, en altas cordilleras montañosas como en tierras bajas y pantanos. Sin importar donde crezca, sin importar cuan distinta la expresión de las diferentes variedades indica y sativa sea, el cannabis se basa en el foto período para regular los procesos de crecimiento y floración. Pero hay un área del planeta en Asia central, donde esta regla de la naturaleza encuentra su excepción. En Kazajstán, y en parte de los países vecinos como Kirguistán y Tajikistan, hay un cannabis landrace que no depende del foto período para crecer y florecer. Este es el rudelaris.

Algunos botánicos consideran al rudelaris como un género separado de la familia del cannabis, distinto de la sativa y la indica. Otros consideran que es una landrace perteneciente al género indico. La discusión puede seguir para siempre, pero lo que cuenta es el hecho de la realidad: éste es un tipo distinto de cannabis, diferente de la indico y el sativo. En mi opinión, está claro que el cannabis rudelaris es un género separado, porque su mecanismo de floración y rasgos resultantes son completamente diferentes de las especies indicas o sativas.

El cannabis rudelaris ha evolucionado por miles de años para ser capaz de sobrevivir y prosperar en un medio ambiente muy duro, donde el verano es muy corto y las temperaturas caen muy bajas por las noches durante todo el año. En esta parte de Asia continental el clima siempre asegura un verano muy caliente y corto seguido de un muy corto otoño y un largo y frío invierno. Las semillas yacen dormidas bajo la nieve por muchos meses, hasta que la ésta se derrite y el sol calienta el suelo mojado, alrededor de fines de Mayo, comienzo de Junio.

La semillas germinan y comienzan a crecer, pero sólo luego dos o tres semanas que han nacido de repente comienzan a florecer (a mediados de Junio, con un foto período muy largo de alrededor de 18 horas de luz). Para mediados de Julio los machos ya se han abierto y polinizado a las hembras, y a finales de Agosto todas las semillas están maduras y listas para yacer bajo la nieve durante el invierno. La planta ha cambiado sus funciones metabólicas que regulan el más importante proceso de su vida: la floración. Esto no ha sucedido de la noche a la mañana. Este tipo de proceso toma cientos, miles de años. Pero muestra claramente el poder de flexibilidad de la planta del cannabis. Moviéndose hacia el norte de la región del Hindú Kush la planta ha tenido que adaptarse a un nuevo y rígido medio ambiente, uno donde para fines de Julio o principios de Agosto las temperaturas nocturnas comienzan descender rápido, y para Septiembre las primeras nevadas cubren el suelo. Así que en orden se ser capaces de terminar su ciclo natural las plantas rudelaris tienen que florecer rápido, todo antes de que venga la nieve.

Este es un logro increíble, que produce una planta baja, rechoncha, muy resistente al clima, viento y el frío. Y lo más importante, no depende del foto período para empezar a florecer. Simplemente florece cuando alcanza la madurez sexual, alrededor de 2 a 3 semanas luego de brotar de la tierra. La distancia intermodal es extremadamente corta y los foliolos se solapan ligeramente, revelando un linaje relacionado a la indica. Pero éste rasgo, como los otros, ha sido modelado por el medio ambiente natural y tras siglos de sobrevivir inviernos duros. La ramificación se desarrolla bien si las plantas están espaciadas, y su forma se parece a un árbol de navidad bonsái. El paquete total se mantiene muy corto, lo que es realmente de ayuda cuando hay que lidiar con condiciones extremadamente ventosas. Las flores son muy duras, compactas, con redondos cogollos, ellas no forman una “cola” larga y cerrada, pero en vez forman una serie de racimos florales redondeados. Hacia el final de la floración toman una coloración de una tonalidad obscura de gris que bordea el azul y el púrpura. Esto es claramente producto del medio ambiente, donde el descenso de la temperatura durante la noche estimula las antocianinas (pigmentos ) ha salir.

Con esa disposición las ramas pueden soportar el peso de los cogollos y las semillas hasta la madurez. Los machos son muy rápidos diseminando el polen, y tienden a estirarse un poco más que las hembras, permitiendo al viento hacer su trabajo efectivamente. La rudelaris nunca ha sido considerada una hierba de alto grado, porque la resina es escasa y el contenido de cannabinoides no es muy excitante. Los tests de THC están alrededor del 6% al 10%, mientras que el CBD parece ser muy bajo. Los terpenos están bastante subdesarrollados si se compara con otras landrace. El sabor y el aroma son bastante leves, dulces, frutales, pero no tienen gran carácter, de alguna forma les falta fuerza. Fumar la rudelaris es una experiencia bastante suave, con un sabor bastante mediocre y un retrogusto más bien amargo debido a la combustión de los pigmentos. Pero en Asia del norte y central ésta es la mejor hierba que hay, la única que prospera naturalmente.

La grandeza de la rudelaris es su rasgo auto floreciente, el que permite a todas la distintas variedades auto florecientes a aparecer en el mercado Europeo y en el mundo. Gracias a este rasgo, los cruces y el desarrollo, hoy en día hay muchas posibles elecciones para el cultivador para producir cannabis en exterior cuando normalmente no sería posible. En los balcones de cada una de las grandes ciudades de Europa hay ahora plantas florecidas listas para ser cosechadas tan temprano hasta como en Junio. La rudelaris ha cambiado el concepto de una única cosecha por año, y ha revolucionado la forma en que pensamos el cultivar. Gracias a muchos pioneros quienes han estado recuperando la genética rudelaris en los 90´ y los primeros años de este siglo todos nosotros sabemos que inclusive una planta de cannabis de baja potencia puede tener un gran valor. La rudelaris es otro ejemplo de cuan versátil la planta de cannabis es, y como podemos aprender a criar grandes variedades comerciales al cruzarla y estabilizarla de una forma correcta. Las landrace como la rudelaris son tan únicas y especiales que ellas se merecen ser recolectadas, catalogadas, preservadas y cruzadas para obtener muchos más grandes hibridos.

Franco.

Green House Seed Co.

4 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Méjico - Sativa de Oaxaca

36WOa.png

Méjico es un inmensamente diverso país federal, que comprende 31 estados. El estado de Oaxaca, ubicado a lo largo del Océano Pacifico en la parte sur de la nación, es bastante diferente del resto de Méjico. Es un lugar muy colorido, donde 16 diferentes grupos étnicos de indígenas viven lado a lado con los blancos descendientes de los Españoles, sumando en total una población de 3 millones y medio de habitantes. Las civilizaciones indígenas florecieron alrededor de los siglos XII-XIII, estableciendo la agricultura, pesca, minería y el comercio. En el siglo XV los Aztecas conquistaron el área, para ser pronto derrocados por los Españoles. Cuando las tropas Españolas conquistaron el área y asentaron, la agricultura del área sufrió una aceleración, y el cannabis continuo floreciendo. En 1821 Méjico se independizó de España, y desde entonces Oaxaca ha sido uno de los más pobres y más subdesarrollados estados del país, con una pobre red de caminos y una conexión limitada a la ciudad capital. El área tiene muchas cordilleras montañosas, y un valle central principal, con una altitud promedio de 1500 metros. La población carece de educación, estructuras básicas y una sanidad adecuada. Sin embargo la calidad de vida ha lentamente mejorado en los últimos 10-20 años. El recurso principal es la agricultura, con una gran producción de granos de café . El turismo se está incrementando, pero se mantiene marginal en la generación de ingresos. El cannabis representa la más efectiva cosecha de supervivencia para la gente más pobre de la región.

El cannabis está presente en las montañas de Oaxaca desde hace un muy largo tiempo. Nadie sabe exactamente cuando llego, y desde dónde. Algunos especulan que las primeras semillas fueron traídas por la flora Española en los siglos XV y XVI, mientras que otros preceden la aparición del cannabis a las primeras migraciones de hombres desde Asia al el continente Americano, alrededor de 15.000 a 20.000 años atrás. Lo que es seguro es que para el tiempo que los Españoles conquistaron el área imponiendo su civilización, el cannabis estaba siendo usado por las tribus indígenas locales con fines medicinales así como para propósitos religiosos, junto con un largo numero de psicodélicos. El valle central de Oaxaca es una de las áreas más fértiles de toda Latinoamérica, y el cannabis ha estado prosperando aquí por mucho tiempo, y hoy en día la Sativa de Oaxaca es considerada una de las más famosas landras Latinoamericanas. Es una alta sativa larguirucha, con largas ramas y racimos florales largos, foliolos que no se superpones y de forma generalmente fina. Las plantas son usualmente plantadas muy cerca unas de otras, previniendo así la formación de un conspicuo sistema de ramas. Donde el espacio entre plantas lo permite, las ramas crecen largas y tienden a extenderse hacia fuera en una forma muy horizontal.

Los cogollos crecen largos, no extremadamente compactos y cubiertos de largos pelos, que se tornan naranjas a rojos muy pronto en el proceso de maduración. El perfume es mentolado y fresco, con olor a madera y un trasfondo frutal, que recuerda al mango dulce. Hay una acidez en este que se transmite de forma muy veraz al perfume tras la combustión. El tiempo de floración es largo, de 11 a 13 semanas, pero el clima subtropical asegura posibilidades de floración casi a lo largo de todo el año. La Sativa de Oaxaca pertenece al grupo de la sativas subtropicales que florecen a cualquier foto período por debajo de las 13-14 horas de luz, haciéndola una genética muy flexible para muchas áreas del planeta. La Sativa de Oaxaca crece en cualquier altitud entre el nivel del mar y los 1800 metros, y la mayoría de las veces es cultivada en pequeñas parcelas bajo la canopia de los bosques. La limitada cantidad de luz directa que recibe en esta forma de cultivo en particular es también responsable por el desarrollo alto y su actitud de estirarse usualmente atribuida a la landrace.

La primera vez que la Sativa de Oaxaca se hizo famosa alrededor del mundo fue en los 70´, cuando muchos viajeros Americanos y Canadienses llevaron de vuelta semillas a la costa oeste de estados Unidos y Canadá y comenzaron a criarlas para obtener versiones más rápidas en floración de esta landrace. La Sativa de Oaxaca se convirtió en una verdadera leyenda hippie, una de las variedades más buscadas durante los rallies universitarios y las demostraciones en contra de la guerra de los 70´ a lo largo de America y Europa. Algunos de los criadores más famosos de los 60´ y los 70´ incluyendo a los Haze Brothers y Neville, usaron la Sativa de Oaxaca para algunas de sus creaciones. Hasta estos días, los genes de la Sativa de Oaxaca viven en famosas variedades como Neville´s Haze, Super Silver Haze o Mexican Haze. La Sativa de Oaxaca estaba en la base de la creación de la Haze pura, el hibrido sativo más famoso de todos, que a su vez dio origen a cientos de famosas cruzas disponibles hoy en día.

En los últimos 10 años muchos turistas cannabicos han importado semillas de otro origen a Oaxaca, en la búsqueda de incrementar la producción local y acortar el tiempo de floración. Estas variedades importadas han de alguna forma diluido un poco la reserva genética de la landrace, pero es un efecto menor, visible en parcelas aisladas. La mayoría del cannabis creciendo bajo el espeso bosque es todavía la landrace original.

En Oaxaca el cannabis es una cosecha comercial, y la producción a pequeña escala está lado a lado con operaciones más grandes bajo el control de sindicatos del crimen organizado o carteles. Méjico es el país más violento del planeta, y el tráfico de drogas uno de los motores de la economía, creando desesperación social y miles de victimas en las calles. Oaxaca es menos violenta que la parte norte de Méjico, cerca de la frontera con Estados Unidos, pero la proximidad a Sudamérica la hace ideal para las paradas de los transportes de cocaína en su camino a Norte America. No es una situación fácil, y parece que no cambiará pronto. Afortunadamente, las plantas no se molestan y siguen creciendo…

Franco.

Green House Seed Co.

4 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Panamá - Panama Red

gjOja.jpg

La historia de la Panama Red es simplemente asombrosa. Es una de las landraces más viejas del continente Americano, y algunos dicen que está extinta. En realidad, sólo se ha convertido en una rareza, y muy difícil de obtener. La Panama Red fue una verdadera leyenda en los 60´ y los 70´, cuando generaciones enteras de hippies la consideraban la mejor hierba que el dinero pudiera comprar, lo más alto de la línea. Era una de las experiencias más psicodélicas que el cannabis podía ofrecer, y su nombre aparece hasta hoy en día en canciones y películas. Pero nadie parece estar cultivándola en el presente y ningún banco de semillas la ofrece en su selección. Hay muchas razones para esto: la genética solo puede ser encontrada en una muy especifica y remota isla. Y la planta es muy sativa, y no posee ningún rasgo comercial, inaceptable para la mayoría de los cultivadores hoy en día.

Panamá está ubicada en el medio de America Central, entre Colombia y Costa Rica, y es una fina franja de tierra entre los océanos Atlántico y Pacífico. El país posee un clima tropical, con temperaturas muy templadas durante todo el año, mayormente entre 24 y 30 grados Celsius. La humedad es alta, con picos extremos durante la temporada lluviosa, de Marzo a Diciembre. La lluvia es mucho más abundante en el lado pacífico del país, pero en esta parte de America Central no hay huracanes. Sólo en las montañas en el lado oeste del país las temperaturas son más bajas, y pueden a veces acercarse a las heladas nocturnas. Cientos de islas, pequeñas y grandes, hacen ambos lados de la costa un paraíso turístico. La naturaleza es prístina, arriba y debajo del agua y la urbanización está recién poniéndose al día con la abundancia de lugares. Casi la mitad del país está todavía cubierta por un exuberante bosque tropical, y hay pantanos inmensos.

El canal de Panamá, que conecta los dos océanos, fue construido en 1914 en un pequeño pedazo de tierra vendido a Estados Unidos, y solo en el 2000 el gobierno de Panamá recuperó el control del canal. Hoy, trae ingresos significantes al país en forma de impuestos y prestigio internacional, y ha permitido a Panamá convertirse en un paraíso fiscal, un lugar donde los bancos obtienen gran discreción y donde dueños de barcos de todo el mundo quieren registrar sus naves comerciales. Como resultado, la flota comercial de Panamá, ha crecido hasta convertirse en una de las más grandes en el mundo. La historia del país es bastante sangrienta, comenzando con la dominación Española (que duró 300 años), luego la anexión a Colombia en 1821, y finalmente la independencia en 1903. Pero inclusive luego de haberse convertido en nación, Panamá siempre tuvo problemas de tensión racial entre los blancos y los nativos, así también como fuertes lazos criminales ligados a la cocaína y dictaduras (la peor siendo la de Manuel Noriega, que culminó con la invasión por parte de Estados Unidos en 1988). Hoy en día Panamá es más pacifica, pero todavía enfrenta enormes retos sociales, económicos y de logística.

Los turistas son más cada año, y hoy por hoy representan una fuente de desarrollo para muchas áreas. La mayoría de la gente vive por debajo de la línea de pobreza llegando a fin de mes gracias a los cultivos, y a unos pocos animales. La mayoría de la riqueza está en manos de menos del 3% de la población, que en su mayoría habitan la ciudad capital o en el extranjero (Estados unidos, Colombia, Caribe y España).

Hasta los años 70´ Panamá producía grandes cantidades de cannabis de alto grado, mayormente para ser exportado a los Estados Unidos y Europa. La Panama Red era cultivada mayoritariamente a lo largo de la costa del Pacífico, ligeramente menos lluviosa y más fértil. Luego el trafico de cocaína cambió el balance de dinero y poder, y los locales se dedicaron ellos mismos a esta más lucrativa opción. El cultivo de cannabis continuó a pequeña escala, para consumo local, pero básicamente la mayoría de la las áreas forestales que eran previamente usadas para cultivar campos fueron convertidas en pistas de aterrizajes o laboratorios en la jungla.

La única área donde la producción de cannabis continuó básicamente sin cambios fue un grupo de islas en la costa sur, las Islas de las Perlas. Esta islas tienen el clima perfecto para cultivar sativas: temperaturas templadas, brisa constante, humedad aceptable, suelo fértil y un denso bosque para esconderse por tierra tanto como por aire. Desde hace un largo, largo tiempo atrás la gente cultiva en estas islas y las semillas han sido pasadas de generación en generación, desde cientos años atrás, y todavía sigue siendo así. Éste es el lugar donde todavía es posible, si no inclusive fácil, encontrar la verdadera landrace.

La Panama Red crece alta, delgada, con una distancia intermodal larga y tallos gruesos, con fibras leñosas. Ramifican casi de forma horizontal, paralelamente al suelo y se estiran bastante. Los cultivadores usualmente eligen lugares bajo altos árboles, así que las plantas se estiran inclusive más por la luz del sol. La proximidad al Ecuador hace la variación el la duración del día casi imperceptible. En verano los días son de 13 horas, en invierno de 11. Esto significa que las plantas crecen hasta la madurez sexual y luego comienzan a florecer. El estiramiento en el crecimiento vertical ocurre casi todo el tiempo durante la floración, y no quiere parar. Los cultivadores doblan las plantas más altas y las atan al suelo con sogas, o usan piedras para sujetar las ramas más bajas contra el suelo. A veces las ramas se quiebran y raíces se forman desde las ramas hacia el suelo, propagando la planta horizontalmente.

Los cogollos son largos, delgados, casi plumosos, pero cubiertos por largos y finos pelos que se tornan muy rojos, muy pronto. Las hojas y tallos también se tornan rojizos y parduscos hacia la mitad de la floración, y mantienen el rojo hasta la cosecha. El tiempo de floración es usualmente 3 meses (los cultivos realizados desde Noviembre a Marzo, los meses más secos, producen los mejores resultados. Pero los cultivadores también plantan en Enero y en Mayo si quieren aumentar la producción). Las pequeñas parcelas de plantas están ocultas en lo profundo del bosque tropical donde es muy difíciles acceder. El consumo de cannabis es bastante abierto y aceptado, pero el cultivo conlleva duras sentencias. Los turistas se están convirtiendo en el mercado principal para el cannabis cultivado en Panamá, pero ellos también representan un peligro para la supervivencia de la landrace, ya que a menudo traen semillas de otras variedades y las intercambian con los locales. Ya ha ocurrido en tierra firme, y está destinado a suceder en las islas también.

Fumar la Panama Red original es una verdadera experiencia visual antes que ningún otro sentido sea estimulado. Los cogollos curados no presentan usualmente semillas, y tienen un color verde obscuro que suavemente se funde con el rojo obscuro en cada una de las puntas de los cálices. Los pelos son de un rojo brillante, dotando de un brillo surrealista a los largos y finos cogollos. Al desmenuzarlos revelan un profundo aroma a bayas, seguido de un intenso trasfondo picante y a maderas. El sabor luego de la combustión es ligeramente mas amargo que lo esperado por el olor, pero se traslada bastante bien. El efecto no golpea, sube lentamente, gentilmente llama tu atención y luego explota en una nube de efecto introspectivo, duradero y muy “trippy”. Es uno de los efectos sativos más psicodélicos y uno de los mas claros. Luego de la explosión, las secuelas son casi inexistentes. La Panama Red es un gran fumo para momentos creativos, la inspiración, la intimidad y para pensar. Es realmente legendaria, y sobrevivirá celosamente guardada por un selecto grupo de criadores.

Franco.

Green House Seed Co.

3 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Fantastico, muchas gracias...... muy buena recopilacion de L.D.

1 person likes this

Share this post


Link to post
Share on other sites

brutal!! muchas gracias por el curro! ;)

1 person likes this

Share this post


Link to post
Share on other sites

but how about the Lebanese ?

Is it not a Landrace ?!

great info.

2 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

but how about the Lebanese ?

Is it not a Landrace ?!

great info.

There are many more landraces, but I guess Franco choose the most famous ones for this series of article, who knows maybe in the future he will write about more of them.

Cheers.

2 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

brilliant :) I am from Lebanon thus why Im asking, and France/GHS are ever so welcomed to come here - Would love to host you! And I have alot of lebanese hash seeds to give away for studying if interested :)

Respect.

1 person likes this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Colombia – Punto Rojo Colombiano

R8lG2.jpg

Colombia es un país verde, exuberante, y hermoso ubicado en el noroeste de Sudamérica. Limita con Venezuela, Brasil, Ecuador, Perú y tiene una costa en el Océano Pacifico y otra en el Mar Caribe. Es una tierra de paisajes extremos y altas montañas y posee muchos diferentes micro climas. Hay más de 45 millones de personas viven el país, mayormente nativos. Los Españoles arribaron en 1499 e iniciaron un período de colonización tomándolos como esclavos o matando a la mayoría de la población local. Luego de siglos de colonización, la independencia de España llegó en 1819, y luego de un período de transición el país tomó la forma que tiene todavía hoy en día, cuando Venezuela se hizo independiente también. La independencia de la República de Colombia fue declarada en 1886. Desde los años 60´, fuerzas del gobierno, insurgentes de izquierda y fuerzas paramilitares de derecha han estado envueltas en uno de los conflictos corrientes más largos en el continente. Alimentada por el tráfico de cocaína y cannabis, la violencia escaló en los 70´ y los 80´ pero en tiempos más recientes la lucha ha decrecido sostenidamente. Muchos grupos paramilitares se han dispersado o rendido a el gobierno, y las guerrillas han perdido el control de muchas de las zonas rurales. El progreso económico ha ayudado mucho en este sentido. Colombia es ahora una economía muy poderosa en Latinoamérica, comerciando café y minerales e impulsando una economía muy diversificada.

Colombia es étnicamente diversa, con muchas culturas integrándose juntas: habitantes nativos originales, colonos Españoles, Africanos traídos como esclavos e inmigrantes del siglo veinte de Europa y el Medio Oriente, todos llamándose a si mismo Colombianos. La mayoría de las ciudades están en las tierras altas en las montañas de los Andes, pero el territorio Colombiano también incluye la selva Amazónica, praderas tropicales y las largas costas del Pacifico y el Mar Caribe.

La historia del Punto Rojo se remonta a miles de años atrás, y es casi imposible rastrear los orígenes de esta landrace.

El cannabis Colombiano se hizo famoso por primera vez durante los años 70´, cuando grandes cultivos eran plantados para satisfacer la demanda creciente de Estados Unidos y Canadá. Al mismo tiempo el comercio de cocaína estaba ya explotando, y los mismos carteles que controlaban la producción de cocaína comenzaron a involucrarse con la producción de cannabis a gran escala. La población local usaba cannabis desde antes de la llegada de los Españoles en el siglo XV. Las semillas arribaron al continente Americano desde Asia a través de las migraciones y la propagación por los animales, y el clima favorable produjo muchas landraces por todo el continente. En Colombia hay varias landraces, pero todas ellas pueden ser agrupadas en dos categorías separadas: cannabis de tierras altas o de tierras bajas. Las landraces de tierras altas crecen en la altura, en áreas mas frescas y menos húmedas, y son más potentes y psicodélicas; las más famosas son la Punto Rojo y la Colombian Gold. Las landraces de tierras bajas son menos poderosas y más comerciales (por ejemplo, la Colombian Red), y son cultivadas en las praderas o cerca de las costas.

El Punto Rojo está considerado el cannabis de mayor calidad en el país, una sativa delgada que crece sobre los 800 metros del nivel del mar, y hasta los 2000. Las plantas son altas, esbeltas, con largas ramas que crecen casi horizontalmente, paralelas a la tierra. La distancia intermodal es larga, pero los tallos son gruesos y capaces de soportar pesadas cargas. Las hojas son verde lima, con foliolos largos y que no se solapan y bordes muy serrados. El tiempo de floración es bastante largo, pero la ubicación tropical permite cosechas múltiples por año. Los cogollos comienzan a formarse cuando las plantas alcanzan un metro de altura, y continúan desarrollarse y madurando por 10 a 12 semanas. La resina es producida en grandes cantidades y tiene un espesor típico, formando una capa uniforme sobre todo los cogollos. El Punto Rojo huele frutal, como limas y mango, y tiene un muy distintivo fondo de maderas como la mayoría de las sativas de tierras altas del continente Sudamericano. Fumar el Punto Rojo es una experiencia única, inclusive para el fumador experimentado. Ya a la segunda o tercera calada el efecto progresivo comienza, entregando un efecto poderosamente psicodélico, que golpea rápido y dura mucho. Es un efecto impetuoso que tiene un lado muy sociable en el, estimulante y muy divertido. Esta considerado que no tiene rival en cuanto a calidad por muchos artistas y por los fumadores más maduros.

Mucha gente trató de cultivar la Punto Rojo en interior luego de recolectar semillas y traerlas al extranjero, pero la potencia nunca puede ser replicada. Hay algo en el sol que activa un distinto rango entero de terpenos y cannabinoides en la resina, y en combinación con el rico suelo Colombiano este es un cocktail muy poderoso. Es una combinación de factores naturales lo que asegura una potencia superior.

Los campos de Punto Rojo están usualmente escondidos en la profundidad del bosque, en áreas rurales remotas, directamente bajo el control de los carteles o tropas guerrilleras. Las semillas son plantadas durante la temporada húmeda por los granjeros. Cada metro cuadrado de campo es sembrado con cientos de semillas, para que la naturaleza seleccione las más fuertes. Al final de la cosecha habrá solo entre 4 a 6 plantas por metro cuadrado, a veces menos. Ellas crecen muy densas, ramificándose las unas en las otras, formando espesos arbustos, a veces alcanzando los 3 metros de altura o más. La producción de Punto Rojo representa una pequeña parte del cannabis que sale de Colombia, y es considerado el mejor de todos cuanto a calidad se refiere. El precio por kilo en el mercado es más alto que cualquier otra variedad local, y fluctúa de acuerdo a la producción y la disponibilidad.

De todos los nombres de landraces que se hicieron famosos en los 70´, el Punto Rojo es seguramente uno de los pocos que sobrevivieron sin ser tocados, vírgenes, y todavía prosperando en los mercados internacionales. La calidad ha sido preservada, el sabor es todavía el mismo, como muchos fumadores de la vieja escuela pueden atestiguar. Tal vez el hecho de que la genética esté en manos de verdaderos cultivadores de guerrilla halla ayudado.

Franco.

Green House Seed Co.

2 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Brasil - Manga Rosa Brasileña

TDZbw.jpg

Brasil es un lugar de grandes números: es el país más grande de Sudamérica (cubriendo tres usos horarios distintos), el quinto país más grande del planeta, por numero de habitantes y por kilómetros cuadrados, y la economía Brasileña es una de las de más rápido crecimiento y la octava más grande en el mundo. Brasil tiene la diversidad biológica más grande de todas las naciones; casi 200 millones de habitantes viven en Brasil, pero el numero es solamente un estimado basado en la ultima información de los censos. Brasil también es el consumidor numero uno de cannabis de Sudamérica.

El país está situado en la parte este del continente Sudamericano, y comparte fronteras con todos los países del continente menos Venezuela, Ecuador y Chile.

Brasil fue colonizado por Portugal entre loa años 1500 y 1550, y sólo ganó su independencia en 1822. Por más de 350 años la tierra fue explotada por sus recursos, y la población local exterminada o esclavizada. Los Portugueses también importaron esclavos de África (la mayoría de la costa oeste del continente) para trabajar en las plantaciones de caña de azúcar, y luego del descubrimiento de oro alrededor de 1700, en las minas. La esclavitud fue oficialmente prohibida en 1888, casi cincuenta años después de que la independencia de Portugal fuera proclamada. Durante los primeros 100 años de independencia, Brasil fue gobernada por dictaduras militares, hasta el fin de la segunda guerra mundial, cuando elecciones democráticas dieron al país el primer gobierno electo real. Pero hasta 1985 el ejercito mantuvo control sobre el gobierno, y la democracia real fue siempre una ilusión. Hoy en día Brasil es un ejemplo de democracia productiva para todo los países de Sudamérica, bajo la guía del presidente electo Lula Da Silva.

La geografía de Brasil es extremadamente compleja: la tierra va desde el nivel del mar hasta 1200 metros de altura, incluyendo áreas tropicales (partes centrales), áreas ecuatoriales (el norte) y áreas templadas (la costa este). El agua es abundante, con miles de sistemas de ríos alimentando al Amazonas, el segundo río más grande del mundo.

El cannabis es muy popular en Brasil, a pesar de las estrictas leyes contra el cultivo y el consumo. La gente gusta de fumar hierba, mientras que el hashish es muy raro de encontrar. Las primeras semillas de cannabis en llegar a Brasil fueron importadas desde el oeste de África con los esclavos, y florecieron en el clima local. Las diferentes regiones desarrollaron landraces diferentes a lo largo de los siglos, y hoy en día hay muchos nombres distintos que pueden jactarse de reconocimiento internacional entre fumadores y connoisseurs por igual. Nombres como Cabeca de Nego y Santa Maria. Pero el más fomosos de todos ellos es la Manga Rosa. El nombre viene de una variedad de mango, el mango rosa, una de las frutas más dulces y suaves de la región del nordeste Brasileño.

La Manga Rosa es una sativa muy alta, una planta con larga distancia intermodal, ramas y cogollos largos. Las hojas son largas, finas y con foliolos que no se solapan y un color verde muy claro. La forma de las plantas depende de la forma de cultivo, pero generalmente ellas crecen hasta 2,5 o 3 metros y producen muy largas y angostas colas, cubiertas de pelos rosas. Las semillas vinieron cientos de años atrás de África, y se adaptaron ellas mismas al suave clima tropical de la costa noreste de Brasil muy fácilmente. El fértil suelo y la abundante lluvia garantizan cosechas inclusive sin sistemas de irrigación y sin fertilizantes. La Manga Rosa tiene un olor y sabor muy único: es una de las sativas más frutales y dulces, con un pronunciado olor a rosas y mango que se transmite muy bien luego de la combustión. El efecto es energizante, psicodélico y activo, muy “Brasileño” en su carácter.

No hay grandes áreas productoras de cannabis en Brasil, al menos no comparables con las grandes áreas cultivadas en otros países Sudamericanos. De hecho, la mayoría del cannabis que se consume en Brasil viene de la vecina Paraguay (el mayor productor y exportador de cannabis en el continente Sudamericano). La producción Brasileña de Manga Rosa es mantenida exclusivamente por una relativa pequeña élite de criadores, cultivadores y connoisseurs. Es un movimiento muy underground que mantiene estrechos lazos y que preserva las landraces Brasileñas de entrar en contacto con todas las otras genéticas importadas de otros países.

Los Brasileños aman cultivar cannabis, y las ventas de semillas en Internet están explotando. Todos los días cientos de personas introducen en Brasil nuevas variedades al adquirir semillas en Internet; la mayoría de estas semillas son cultivadas en exterior, y la chance de cambiar la landrace local se mantiene incrementando. La falta de un área masiva de producción donde la genética de la Manga Rosa se mantenga reproduciendo de forma endogámica crea una situación delicada, donde los cultivadores y criadores tienen la difícil tarea de mantener sus plantas aisladas y muy alejadas de otras variedades. Pero los cultivadores Brasileños lo están haciendo muy bien, y todavía es posible encontrar semillas verdaderas de Manga Rosa por todo el noroeste de Brasil (mayormente en las áreas de Bahia, Alagoas, Maranhão, Pernambuco y Sergipe).

Por coincidencia, el área donde la Manga Rosa crece es también la mejor costa turística de Brasil, asegurando que el nombre mantendrá su fama internacional por muchos años por venir.

Franco.

Green House Seed Co.

3 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Lovely info again , thanks for posting , some strains im learning about for the first time.

2 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

quiero probar la malawi gold!

En el documental de strainhutners se ve increible, que rica sativaaaaaaaaa

Saludos, desde argentina

3 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

quiero probar la malawi gold!

En el documental de strainhutners se ve increible, que rica sativaaaaaaaaa

Saludos, desde argentina

No falta mucho para que se haga el lanzamiento de Strain Hunters Seeds ;)

2 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

..excelente trabajo de Franco!! y tuyo para que todos podamos aprender!! :superblue:

2 people like this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Joder Franco!!! I love your work!!!! Teniendo acceso a todas esas semillas de landraces, y luego pudiendo trabajar con ellas para aislar determinados rasgos genéticos!!!!! PUFFFF!!!! Probar la pureza y jugar a ser un dios aislando unas características determinadas!!!!

Muy buen trabajo!!!!

1 person likes this

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!


Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.


Sign In Now

About us

Strain Hunters is a series of documentaries aimed at informing the general public about the quest for the preservation of the cannabis plant in the form of particularly vulnerable landraces originating in the poorest areas of the planet.

Cannabis, one of the most ancient plants known to man, used in every civilisation all over the world for medicinal and recreational purposes, is facing a very real threat of extinction. One day these plants could be helpful in developing better medications for the sick and the suffering. We feel it is our duty to preserve as many cannabis landraces in our genetic database, and by breeding them into other well-studied medicinal strains for the sole purpose of scientific research.

Social Network

Add us on social networks